25 de mayo de 2013

Las hadas duermen a medianoche

Las hadas duermen a medianoche. Duermen bajo el cielo estrellado. Duermem bajo ella. Bajo la luna.

Una luna redonda y gris. Etérea y simplemente... bella. Ella con su luz ilumina sus alas. Odethe lleva una suave túnica violeta sobre su cuerpo. Su negro pelo le cae por debajo de sus hombros. Sus ojos son grises como la luna que la mira. Pobre Odethe. La joven ninfa es aún muy inexperta. La medianoche ha pasado y pronto el alba aparecerá por el horizonte con su luminoso y horrible sol que es para las hadas.

Odethe bate sus trasparentes alas para elevarse en el cielo. Salta de su estrella y se aproxima un poco a la luna. Y otro poco. Y otro. Ya  llega el sol. A Odethe cada vez le pesa más el cuerpo, sus alas son cada vez más nítidas y su pelo menos negro. Ya casi la toca. Pero cuando llega, apenas a tiempo para poner sus delicados dedos sobre la gigantesca luna... desaparece para ser reemplazada por el sol. Y Odethe se confunde con sus rayos. Su figura se olvida y ya no volverá a dormir a medianoche. Bajo la luna.






                                                                                                                                        SaabWriter :)

2 comentarios:

  1. Me encantaaaa*_____________* Escribes fenomenal,en serio <3

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Emma. Me anima mucho que la gente me diga que escribo bien.

    un besito <3

    ResponderEliminar